jueves, 29 de diciembre de 2011

GALLETAS NAVIDEÑAS

Esta es unaa muestra de algunas de las galletas que he hecho para estas Fiestas. Llevo muchos días sin poder actualizar el blog y no quería despedir el año sin poner alguna receta más. Espero poder ponerme al día pronto con los comentarios, aún estoy terminando de bordar los trajes que os comenté y lo cierto es que nos está costando un poco más de lo que esperábamos. También es verdad que con tanta fiesta y con la familia cerca es difícil continuar con un ritmo adecuado la labor. Nos quedan pocos días y tenermos que dedicar todo el tiempo a ello.
Quiero aprovechar con esta entrada para desearos de todo corazón un
¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!



INGREDIENTES:
250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. de azúcar glas tamizada
1 huevo XL a temperatura ambiente
2 cucharaditas de esencia de vainilla
600 gr de harina tamizada
Un chorrito de leche para ligar la masa
 
Elaboración:
Ponemos la mantequilla y el azúcar glas tamizado en un cuenco hondo y batimos hasta que tenga una consistencia cremosa. Añadimos el huevo y volvemos a batir hasta que esté bien integrado, ahora será el momento de poner la esencia elegida en este caso será vainilla, mezclamos. Una vez tengamos esto debemos ir incorporando la harina poco a poco. Cuando hayamos toda la harina y empiece a desmigarse la masa es el momento de poner la leche para que así se ligue mejor, amasar hasta que esté bien mezclada.
Cuando hayamos conseguido una masa uniforme, la dividimos en dos, hacemos dos rulos los envolvemos en papel film y lo metemos en la nevera al menos 1 hora. Podemos hacer la masa un día y hornear las galletas al día siguiente.
Cuando vayamos a hacerlas, sacar la masa del frigorífico 10-15 minutos antes. Podemos trabajarla directamente sobre la mesa o ponerla entre dos papeles de horno para estirarla. Con los cortadores cortamos, la masa restante podemos volver a unirla y volverla a meter en la nevera al menos 15 minutos.
Las galletas ya cortadas y puestas en la bandeja debemos meterlas de nuevo otros 10 ó 15 minutos en el frigorífico, para que no pierdan la forma al ser horneadas.
Precalentar el horno a 180º y hornear durante 10-12 minutos, sacar la bandeja del horno y dejar 5 minutos, transcurrido ese tiempo pasar a una rejilla, para que estén totalmente frías antes de decorar, si no las vamos a decorar podemos guardarlas en una caja de metal.


Para hacer la glasa
Claras pasteurizadas (de venta en Mercadona)
Azúcar glas industrial (no vale el tamizado en casa)
La punta de una cucharita pequeña de crémor tártaro

Podemos utilizar un aroma que nos guste, pero deberá ser transparente para que no le de color a la glasa.

La proporción que hay que utilizar es de 200 gr. de azúcar por cada clara de huevo, dependiendo del lugar donde estemos y de la humedad ambiente es posible que se necesite algo más.

GLASA DE DELINEADO
Preparación en KitchenAid:
Comenzaremos haciendo la glasa de delineado, para ello ponemos en el bol de nuestra batidora las claras que vamos a necesitar (siempre es mejor hacer cantidad de más, pues luego puede costarnos mucho conseguir los mismos colores). Añadimos el crémor tártaro y batimos un poco con la pala.
A continuación paramos la máquina y añadimos la tercera parte del azúcar glas tamizado y comenzamos a batir a velocidad baja (es mejor hacerlo así para evitar que se formen muchas burbujas). Vamos añadiendo más azúcar a cucharadas y continuamos batiendo, cuando tengamos aproximadamente la mitad del azúcar incorporado y en el caso de que queramos aromatizar nuestra glasa, añadiremos el aroma deseado. Debemos tener la precaución de que sea transparente, para evitar que nos cambie el color de las claras. Por poca cantidad de aroma que pongamos siempre afectará la consistencia de la glasa, por ello es mejor hacerlo a mitad para luego terminar de incorporar el resto del azúcar y conseguir la textura deseada.
Conforme vayamos añadiendo azúcar veremos que las claras se van volviendo brillantes y más blancas, añadiremos azúcar hasta que consigamos una consistencia firme y que la glasa no se caiga de la pala. Esta sería la textura del delineado, que podemos comparar con la de una pasta de dientes.
Podemos hacer una prueba: Cogemos una cucharada de glasa y la dejamos caer sobre el resto que tenemos en el bol, cuando al contar hasta 10 la superficie vuelva quedar lisa tendrá la consistencia deseada. Después de esto batiremos siempre a velocidad baja, para evitar burbujas, durante al menos 8 minutos más. De esta forma conseguiremos que tenga más brillo. No debe quedar excesivamente espesa porque no se quedaría pegada a la galleta.
Después la vamos colocando en tantos boles como colores vayamos a utilizar y con un palillo cogeremos un poco de colorante en pasta (nunca líquido, pues podría afectar a la textura de la glasa) para darle el color deseado. Es mejor empezar por una cantidad muy pequeña e ir añadiendo en el caso de que queramos un tono más intenso. Movemos con una cucharita hasta que consigamos que el color quede uniforme. Después de esto pondremos una boquilla lisa del número 2 ó 3 de Wilton en una manga y la rellenaremos.

GLASA DE RELLENO
Preparación en KitchenAid:
Se puede preparar partiendo de la glasa de delineado y añadiento cucharaditas de agua, hasta conseguir la consistencia de una cola de carpintero, es decir un poco más líquida que la de delineado. Pero si lo preferimos la podemos hacer desde el principio.
Para ello haremos lo mismo que hemos hecho para hacer la glasa de delineado, pero pararemos de añadir azúcar cuando veamos que tiene la consistencia de una cola de carpintero.
Podemos hacer una prueba: Cogemos una cucharada de glasa y la dejamos caer sobre el resto que tenemos en el bol, cuando al contar hasta 5 la superficie vuelva quedar lisa tendrá la consistencia deseada. Entonces batimos unos 8 minutos más a velocidad baja, para evitar burbujas y conseguir que quede más brillante.
Para dar color hacemos lo mismo que con la glasa de delineado y ponemos tantos boles como colores queramos hacer. Comenzaremos mojando la puntita de un palillo en el color deseado, siempre hay que empezar por poca cantidad, ya que así podemos poner más en el caso de que nos guste más intenso. Después vamos rellenando unos biberones de plástico para que nos sea más fácil rellenar las galletas.
Si vamos a utilizar blanco es mejor teñir la glasa, porque la clara siempre tiene algo de tono y con un colorante blanco conseguimos un mejor tono.

NOTA: Siempre hay que utilizar colorantes en gel o pasta, ya que los líquidos afectan a la textura de la glasa. En este caso he utilizado los de la marca Wilton y los de la marca AmeriColor.







lunes, 19 de diciembre de 2011

GALLETAS DE ARÁNDANOS Y CHOCOLATE BLANCO

Este mes las chicas de Film & Food nos han propuesto un reto que a mí me ha parecido precioso. Está basado en el libro "Recetas y Confidencias" donde
Ann Pearlman nos cuenta la historia de un grupo de mujeres que se reúnen, convocadas por Marnie, el primer lunes de Diciembre para intercambiarse galletas, picar y beber algo y charlar de todo lo que les ha ido sucediendo durante el año.
Las reglas son sencillas. Cada una debe llevar tantas docenas de galletas como asistentes y una docena extra que regalarán a una residencia de enfermos terminales, algo para picar y muchas cosas que contar.
La novela nos habla de la amistad, de la familia y con ello de alegrías, penas, desengaños, amor y desamor, en definitiva, todas esas cosas que nos pasan a todos en nuestro día a día. Tal vez por eso es un libro con el que fácilmente nos podremos identificar.
12 mujeres, 12 historias y 12 recetas de....galletas! Porque sí, el libro nos trae las recetas de las galletas que cada asistente lleva al encuentro sirviendo de precedente para contar al historia de cada una de ellas.
Para seguir la dinámica de dicho libro y como a todos nos gusta recibir un regalo nos daban dos opciones para participar:
INTERCAMBIO DE GALLETAS: Se trataba de elaborar una docena de galletas y regalárselas a la persona que nos hubiera tocado, junto con la receta.
INTERCAMBIO DE RECETAS: En este caso había que realizar una receta que nos propusiera otra persona.
En ambos casos los cruces de blogs se han encargado de realizarlos las chicas de Film & Food. Me he inclinado por la primera opción y mis galletas han venido desde Nerja (Málaga), de la mano de Begoña, que tiene un blog maravilloso que visitaba incluso antes de tener el mío. Su blog se llama "Las recetas de Marichu y las mías", y podemos encontrar todo tipo de recetas explicadas perfectamente. A mi su blog me gusta mucho y es para mí un referente, así que como podéis imaginar ha sido una sorpresa muy agradable recibir estas maravillosas galletas de su parte.
Se trata de unas galletas de arándanos y chocolate blanco de la conocida cocinera Nigella Lawson y debo decir que están riquísimas. Begoña se ha encargado de traducir la receta para que no hubiera problemas a la hora de hacerlas.

Aprovecho para felicitaros las Navidades y el Nuevo Año y desearos de todo corazón lo mejor para esas fechas tan entrañables para muchos. Digo para muchos, porque para algunos, entre los que me encuentro, son fechas tristes y lo digo porque justo en estas fechas falleció mi madre, la persona a la que está dedicado este blog y quien me hizo sentir un amor profundo por la cocina. Justo el día 26 de Diciembre se cumplirá el décimo aniversario de su muerte, tras una larga enfermedad y desde entonces estos días son muy difíciles para mí. Entre las dos nos encargábamos de preparar el menú de Nochebuena que, a pesar el trabajo, se hacía con todo el cariño del mundo, intentando agradar los gustos de toda la familia.
Allá donde esté, sabe que la tengo muy presente en cada momento y que me acuerdo mucho de ella. ¡¡¡UN BESO ENORME MAMÁ!!!

Os dejo con la receta y de nuevo a todos !!!Feliz Navidad!!!!



He copiado la receta que me ha enviado Begoña, para que no hubiera ningún error al pasarla.
Reto Film &Food
Recetas y Confidencias
 

Ingredientes:
150 gr. de Harina
½ cucharadita de Levadura en Polvo
½ cucharadita de Sal
75 gr. de Avena en copos
125 gr. de Mantequilla
75 gr. de Azúcar Moreno
100 gr. de Azúcar
1 Huevo
1 cucharadita de Extracto de Vainilla
75 gr. de Arándanos secos
80 gr. de Nueces Pecanas
150 gr. de gotas de Chocolate Blanco


Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC y forramos 2 bandejas con papel de horno. Necesitamos la mantequilla a temperatura ambiente y las nueces troceadas.
Mezclamos la harina, la levadura la sal y la avena en un bol.
Ponemos la mantequilla y los azúcares en el recipiente de la amasadora y con la pala los mezclamos bien, hasta que estén cremosos. Añadimos entonces el huevo y el extracto de vainilla y seguimos mezclando. Incorporamos entonces la mezcla de harina, mezclando con suavidad y después el resto de los ingredientes, los arándanos, las nueces y el chocolate.
Con la ayuda de dos cucharillas vamos formando bolas de masa y las ponemos sobre las bandejas, un poco espaciadas porque crecen al hornearse. Con un tenedor aplastamos un poco la superficie de cada bola.
Metemos las bandejas al horno durante 15 minutos, hasta que las galletas empiecen a dorarse. Las sacamos del horno e inmediatamente pasamos el papel de horno con las galletas a una superficie fría. Las dejamos unos minutos y con ayuda de una espátula, las pasamos a una rejilla para que se enfríen del todo.
Las galletas se mantienen perfectamente hasta una semana, siempre que se guarden bien cerradas en un recipiente hermético, que no deje entrar la humedad.

La receta es del libro “Nigella Christmas” de Nigella Lawson.

!!! Feliz Navidad !!!


jueves, 15 de diciembre de 2011

PASTEL DE CARNE Y PATATA


Hoy os traigo un plato sencillo de preparar y muy completo. Es de esas comidas que gustan a todos, por lo que podemos contentar tanto a grandes como a niños. Como he dicho es muy fácil de hacer y no nos llevará demasiado tiempo. Con una buena ensalada de primero tendremos resuelta una comida extraordinaria.


INGREDIENTES:
5 patatas
Sal
1 cucharada de aceite de oliva
4 cucharadas de nata
Pimienta
Nuez moscada

1 cebolla
2 cucharadas de aceite de oliva
3 tomates grandes
400 gr. de carne de cerdo picada
Unas hojitas de albahaca
Pimienta negra recién molida
Sal
½ cucharadita de azúcar
150 gr. de queso emmental rallado
Unos trocitos de mantequilla para el gratinado



Cocemos las patatas con piel en agua con un poco de sal durante 35-40 minutos. Para comprobar si están cocidas las pinchamos con un cuchillo. Las pelamos y pasamos por el pasapurés. Añadimos el aceite, nata, pimienta, nuez moscada y comprobamos de sal, mezclamos hasta que se integre todo y quede un puré fino.
Mientras se cuecen las patatas hacemos el sofrito.

Pelamos y picamos la cebolla en trocitos pequeños. En una sartén ponemos el aceite a calentar, añadimos la cebolla y un poco de sal. Sofreímos hasta que esté transparente y tome un poco de color. Incorporamos la carne picada y le damos unas vueltas a todo junto. Rallamos los tomates y añadimos a la sartén, les ponemos una pizca de sal y el azúcar, dejamos sofreír a fuego medio durante 25 minutos. Finalmente incorporamos la albahaca picada y la pimienta negra, removemos y retiramos del fuego.

Cogemos una fuente apta para el horno y ponemos unas gotas de aceite, extendemos con un pincel. Colocamos la mitad del puré de patatas y repartimos por toda la bandeja, espolvoreamos un poco de queso. Ponemos por encima la carne con el tomate y volvemos a poner un poco de queso. Finalmente colocamos el resto del puré y espolvoreamos con el queso que nos queda y repartimos unos trocitos de mantequilla por encima.

Introducir la bandeja en el horno previamente calentado a 180º y horneamos durante 35-40 minutos. Deberá quedarnos con un color dorado por encima.



Si lo servimos inmediatamente el pastel está jugoso y veremos que el trozo que cortemos se nos deformará un poco. Si por contrario lo dejamos templar el corte quedará más limpio. En la foto de abajo se puede observar.


domingo, 11 de diciembre de 2011

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y ALMENDRA (FC)

Este es uno de esos bizcochos fáciles de preparar que además queda muy jugoso. La receta apenas lleva harina, en su lugar va enriquecido con almendra molida, que aporta una jugosidad extra a la masa. Queda delicioso y el toque de especias le da un sabor estupendo. Si nos gusta más fuerte podemos aumentar la cantidad de especias a nuestro gusto. Aconsejo que la zanahoria la ralléis bien fina, de ese modo se cuece perfectamente durante el horneado.
Lo he preparado en la Fussioncook, pero se puede hacer en el horno sin ningún problema. Os pongo los tiempos y temperatura de horneado.
Es un bizcocho húmedo que gana en sabor de un día a otro, pero seguramente no lo podréis comprobar porque no creo que os vaya durar mucho.
Disfrutar de la preparación!!!



INGREDIENTES:
200 gr. de zanahoria rallada
200 gr. de almendra molida
4 huevos
30 gr. de harina
1 cucharadita de levadura en polvo
150 gr. de azúcar
Ralladura de un limón
½ cucharadita de canela molida
¼ de cucharadita de jengibre molido
¼ de cucharadita de nuez moscada rallada
2 cucharadas de ron


Rallamos la zanahoria y la ponemos en un recipiente, añadimos la almendra, harina y levadura en polvo, mezclamos y reservamos.
En un bol ponemos los huevos, ralladura de limón, azúcar, ron, las especias y batimos hasta que quede bien esponjoso y haya adquirido volumen.
A continuación añadimos la mezcla de zanahoria y movemos con suavidad hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.
Engrasamos la cubeta de la Fussioncook con spray desmoldante o con mantequilla vertemos la preparación y programamos menú horno, 40 minutos de tiempo, válvula abierta. Cuando pite destapamos y dejamos reposar unos 5 minutos, desmoldamos y ponemos a enfriar sobre una rejilla.
Podemos servir acompañado de un helado de vainilla, crema fresca…


Horno tradicional:
Preparamos la masa de la misma forma y horneamos en el horno previamente calentado a 175º, durante 40 minutos. Pinchamos con una aguja y si ésta sale limpia estará cocido, de lo contrario dejamos unos minutos más. Cuando esté horneado, sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos en el molde y transcurrido este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.



sábado, 10 de diciembre de 2011

¡¡¡ HA LLEGADO MI AIG !!!

Desde hace algunas semanas, los blogs se han ido llenando de entradas agradeciendo los regalos de los AIG de este año. El mío se ha hecho esperar un poco, pero finalmente ha llegado!!!!


Ha llegado con un poco de retraso por una confusión en las fechas, según me dice en la nota que me ha escrito mi AIG. Hace un par de días recibí mi aviso para recoger el paquete. Se ha hecho esperar, pero así la intriga ha ido creciendo un poco más.

Mi regalo viene de la mano de Salvador, del blog El secreto de Boro, estoy segura de que muchos de vosotros lo conocéis. Cada regalo venía envuelto en un paquete, así que me he entretenido un ratito abriéndolos. 


Como podréis comprobar en las fotos se trata de unos libros antiguos de cocina. La verdad es que me encantan los libros de cocina y tengo algunos antiguos, así que mi biblioteca particular ha crecido un poco más gracias al regalo de mi AIG de este año.


Quiero aprovechar para darle las gracias a Joana, que este año se ha tomado la molestia de organizarlo todo y como no, a Carol, que nos ha hecho un logo precioso.


¡¡¡ Gracias por todo !!!

miércoles, 7 de diciembre de 2011

QUICHE DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO Y ATÚN

Hoy vengo con una quiche que resulta deliciosa. Todos sabemos la buena combinación que hacen los pimientos con el atún, pues bien en versión quiche queda muy rica. Además alguno de los pimientos debía picar un poquito y le ha aportado un sabor aún más bueno si cabe. Os animo a probarla porque seguro que os gusta mucho.
 La idea me vino a la cabeza por la tortilla de atún que en casa guasta mucho y de ahí se me ocurrió añadirle los pimientos para convertirla en una estupenda quiche. La he hecho utilizando pasta filo, pero podemos cambiarla por hojaldre o por masa quebrada, en cualquier caso el éxito está asegurado.
Quiero aprovechar para pediros disculpas por no visitar vuestros blogs tanto como me gustaría, pero estoy y voy a estar un par de meses muy liada. Algunos ya sabeis que estoy bordando dos trajes en pedrería para las fiestas de moros y cristianos, que se celebrarán los primeros días de Febrero del próximo año.
A pesar de que mi hermana me ayuda, el trabajo es muy entretenido y nos lleva muchas horas. Se trata de una labor delicada que no cunde nada y además tampoco se puede correr mucho. Prometo enseñaros las fotos en cuanto termine.
Vamos un poco pilladas de tiempo, pero al tratarse de trajes para una niña siempre hay que esperar a última hora, para que queden lo más acoplados posible. Si se hicieran con más tiempo y la peque diera un estirón nos encontraríamos con un problema.
De todas formas cuando tenga algun hueco prometo visitaros, no me gusta nada perderme vuestras recetas. Espero ir actualizando el blog en la medida que me sea posible y por favor acordaros de mí. Aunque no pueda estar con vosotros lo que quisiera, no me olvido de lo grato que me resulta ver lo que haceis, siempre se aprende algo nuevo.


INGREDIENTES:
6 hojas de pasta filo
5 huevos XL
10 pimientos del piquillo
3 latas de atún en aceite (de las redondas pequeñas 80 gr. cada una)
Sal
200 ml. de nata para cocinar
150 gr. de queso emmental rallado
Pimienta recién molida
Nuez moscada recién rallada
Mantequilla para pincelar la pasta y la bandeja del horno




Cortar los pimientos en tiras, reservar. Abrir las latas de atún y escurrir muy bien el aceite, reservar.
Batir los huevos con una pizca de sal, pimienta y nuez moscada, ambas recién molidas. Incorporar la nata y seguir batiendo. Añadir los pimientos reservando alguna tira para poner por encima, el atún y el queso emmental rallado. Mezclar bien.
Derretir la mantequilla en el microondas. En una bandeja apta para el horno ponemos unas gotas de mantequilla y extendemos con un pincel de cocina. Colocamos las hojas de pasta filo y vamos poniendo entre cada capa unas gotas de mantequilla que extenderemos muy bien con el pincel, de esa forma las hojas quedan pegadas unas a otras. Verter la mezcla anterior sobre la masa que hemos preparado y colocar las tiras de pimiento que hemos reservado por encima.
Hornear con el horno calentado previamente a 180º, durante 30-35 minutos. Deberá quedar con un color tostado y cuajada la mezcla de huevo.
Podemos servir acompañado de una buena ensalada.




martes, 29 de noviembre de 2011

RED VELVET BUNDT CAKE

El Bundt Cake es un bizcocho que se hornea en unos moldes de aluminio antiadherentes de gran calidad, que están caracterizados por tener un orificio en el centro y un contorno acanalado con diferentes formas. Resultan muy atractivos y la gran calidad del material en el que están fabricados garantiza el correcto horneado y posterior desmoldado. Están fabricados por la empresa NordicWare, que los lleva comercializando con mucho éxito desde hace años. Existen muchos modelos de molde Bundt, con distintas formas e incluso los hay para hacer pasteles individuales.
El Red Velvet (Terciopelo Rojo) llama la atención por su color, pero además es un bizcocho exquisito. La receta la he sacado del blog El Rincón de Bea, donde podemos encontrar una gran variedad de Bundt Cake. Tenía ganas de hacerlo y como ella dice se prepara en un momento, ya que al haber cambiado la mantequilla por aceite, no tenemos que batirla junto al azúcar y de ese modo ganamos tiempo. Así en un momento podemos disponer de un delicioso bizcocho con el que sorprender a todos.
Me ha subido bastante a pesar de seguir las indicaciones de temperatura que especifica la receta, mi horno es muy potente, así que la próxima vez la bajaré unos grados, porque ya veis que la base no está totalmente plana, aunque eso es algo que suele ocurrir en muchas ocasiones con los bizcochos, pero en este caso la forma del molde parece que se pierde un poco. De todas formas lo que importa es el resultado y desde luego el sabor que tiene es delicioso.



INGREDIENTES:
240 ml. aceite de oliva suave
240 ml. de buttermilk (*)
2 huevos XL
2 cucharadas de colorante rojo (he utilizado Americolor)
1 cucharadita de vinagre blanco
1 cucharadita de extracto de vainilla
¾ cucharadita de sal
1 cucharadita de bicarbonato sódico
40 gr. de cacao en polvo (he utilizado Hershey’s, pero se puede usar Valor o cualquier otro)
350 gr. harina de repostería
220 gr. azúcar (la receta original lleva 250 gr.)

(*) Si no conseguimos buttermilk, se puede preparar en casa de la siguiente manera: 1 cucharada de zumo de limón o de vinagre y leche entera hasta completar 240 ml., remover y dejar reposar 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar. Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy suelto, pero ésta es la textura que tiene el buttermilk.

Crema de queso para acompañar el Bundt cake:
450 gr. de queso crema (tipo Philadelphia o Marcarpone)
150 gr. de mantequilla
225 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla





Precalentar el horno a 175º
Engrasar un molde Bundt.
Preparación en KitchenAid:
Batir durante 1 minuto a velocidad media el aceite, buttermilk, huevos, colorante, vinagre y extracto de vanilla, hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
En un bol tamizar la harina, azúcar, sal, bicarbonato sódico y cacao en polvo.
Añadir los ingredientes sólidos a los líquidos en tres veces, poco a poco a velocidad baja, para que la masa no se quede grumosa. Dejar de batir cuando esté justo integrado.
Verter la mezcla en un molde bundt engrasado con capacidad para 10 tazas.
Hornear con el horno previamente calentado a 175º durante 45 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta, ésta salga limpia.
Dejar enfriar en el molde sobre una rejilla 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldar boca abajo y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Para hacer la crema:
Poner todos los ingredientes en la Thermomix y batir hasta que esté todo bien integrado y resulte una crema fina. También lo podemos hacer a mano, pero nos costará un poco más.

Servir un trozo de este fantástico Bundt Cake acompañado de un poco de crema de queso. Si lo preferimos lo podemos presentar con crema fresca, helado de vainilla,…

 
 

viernes, 25 de noviembre de 2011

PASTA SABLÉ y TARTITAS CON FRANGIPANE Y MEMBRILLO (FC)

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar una masa básica en pastelería: PASTA SABLÉ.
Pasta sablé, sablé bretón o masa quebrada, es la base de muchas tartas y empanadas, aunque también se puede comer como unas simples y deliciosas galletas.
El nombre de sablé viene de su origen francés, concretamente de la zona de Normandía, significa arena y es fiel reflejo de la textura que debe quedar al comerse. Se puede elaborar fácilmente en un robot de cocina que disponga de un accesorio para masa, aunque es preferible prepararla a mano sobre una superficie fría.
Se debe extender lo más fino posible (3-4 mm. de grosor) de modo que la base de la masa quede bien cocinada y resulte ligera, crujiente y digestiva. Se puede usar como base para una tarta de frutas, limón, chocolate, frutos secos,… o bien para hacer unas pastas bretonas, cuya características principal es su forma redonda y los cruces que tiene dibujados en la superficie.
Una de las claves para la calidad de esta pasta es la utilización de ingredientes de la mejor calidad posible. Se mantiene en el frigorífico bien envuelta al menos una semana y puede congelarse durante 3 meses.


INGREDIENTES:
Receta de Michel Roux
250 gr. de harina
150 gr. de mantequilla ablandada y cortada en daditos
1 cucharadita de sal fina
1 huevo
1 cucharada sopera de leche fría

FRANGIPANE
INGREDIENTES:
1 huevo
100 gr. de almendras molidas sin piel
100 gr. de mantequilla
90 gr. de azúcar moreno
Ralladura de limón

Para poner sobre las tartas:
Dos membrillos grandes
½ cucharadita de canela en polvo
½ cucharadita de vainilla en polvo
½ vaso de agua
1 ó 2 cucharadas de azúcar (según nos guste más o menos dulce)
Un chorrito de zumo de limón
 

Para hacer la pasta sablé:
Ponemos un montoncito de harina en la superficie de trabajo o en un bol y hacemos un hueco. Colocamos en el centro la mantequilla, el huevo y la sal. Con la punta de los dedos, mezclamos y amasamos los ingredientes.
Poco a poco añadimos el resto de la harina y seguimos amasando con cuidado, hasta que la mezcla adquiera una textura granulada. Añadimos la leche poco a poco y mezclamos con la punta de los dedos hasta que la masa se una. Con la palma de la mano amasamos la mezcla hasta que quede firme.
Formamos una bola, envolvemos en film transparente y guardamos en el frigorífico como mínimo 1 hora antes de su utilización.


Si vamos a usar la masa como base de tartas seguiremos estos pasos:
Extender la masa de modo que tenga un grosor de 3-4 mm.
Usar un molde untado ligeramente con mantequilla.
Colocar la masa sobre el molde y guardar en el frigorífico durante 20 minutos.
Pinchar la base, colocar encima papel vegetal o de aluminio y unas legumbres secas.
Hornear a ciegas durante 20 minutos. Una vez pasado este tiempo retirar el papel con las legumbres y hornear 15 minutos más hasta que se haya cocido del todo.
Sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla metálica.
Ya esta lista para poner el relleno y usar.

HORNEAR A CIEGAS es el método de prehorneado más usado, consiste en cubrir el fondo de la tarta con papel vegetal, se tapa con peso (legumbres secas) y se lleva al horno. De esta forma se evitará que la pasta se encoja o se apelmace cuando re rellene.


Para hacer el Frangipane:
Ponemos en un recipiente el huevo, la almendra molida, la mantequilla en trozos, azúcar moreno, ralladura de limón y mezclamos bien hasta conseguir una pasta. Reservamos.


Para hornear las tartitas:
Seguiremos el procedimiento de “horneado a ciegas”. En esta caso como se trata de unas porciones individuales, el tiempo de horneado es menor.
Extendemos nuestra masa de manera que tenga un espesor de 3-4 mm., pinchamos el fondo colocamos papel vegetal o de aluminio sobre la masa y ponemos unas legumbres secas. Introducimos en el horno calentado previamente a 180º y horneamos durante 15 minutos, retiramos el papel y las legumbres y horneamos 5 minutos más.

Con los recortes de la masa podemos hacer unas galletas


Montaje de las tartitas:
A continuación extendemos una capa de Frangipane por encima y llevamos de nuevo las tartitas al horno por espacio de 10-12 minutos. Transcurrido este tiempo retiramos del horno, dejamos enfriar en el molde 2-3 minutos y pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar.
Colocamos unos trozos de membrillo cocido por encima y unas hojitas de menta para decorar.


El membrillo lo habremos cocido previamente de la siguiente forma:
Ponemos en la olla rápida (en mi caso he utilizado la Fussioncook) los membrillos partidos en trozos, la canela, la vainilla, agua, zumo de limón y azúcar. Programamos el nº 2 (3 minutos) y cuando pite dejamos despresurizar la olla. El membrillo estará totalmente cocido.
Dependiendo del tipo de olla que utilicemos puede que se necesite algo más de tiempo, pero si no hacemos demasiado grandes los trozos, éstos se cocerán en ese tiempo sin ningún problema.


domingo, 20 de noviembre de 2011

CUPCAKES DE VAINILLA Y AROMA DE LIMÓN

Estos son unos cupcakes que quedan deliciosos con el toque de vainilla y limón. He intentado explicar como he hecho la decoración de los mismos de una forma sencilla, pero cada uno puede darle su toque personal.
Como siempre y para evitar que resulten muy empalagosos, las cantidades de azúcar están reducidas, de esa forma predominan más los sabores que lleva y son más suaves a la hora de comerlos.
Lo que no cabe duda es que son un postre delicioso y apetece tomarlos en cualquier momento, pero reconozco que a mi me gusta disfrutarlos acompañados de un buen café con leche.
Espero que os gusten y que los hagais en casa, siempre se queda de maravilla presentando una bandeja con bonitos cupcakes.




INGREDIENTES:
Para los cupcakes:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar
3 huevos
75 ml. de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 y ½ cucharaditas de aroma de limón (he utilizado la marca Decora)
180 gr. de harina
1 y ½ cucharaditas de impulsor (levadura en polvo tipo Royal)

Para la crema de mantequilla:
200 gr. de mantequilla
100 ml. de leche desnatada
90 gr. de azúcar en polvo
1 cucharadita de aroma de vainilla transparente
Unas gotas de colorante amarillo en gel (Wilton)
Unas gotas de colorante marfil en gel (Wilton)
Unas gotas de colorante verde hoja en gel (Wilton)

Para decorar:
Flores de glasa real hechas con manga pastelera

Con estas cantidades salen 12 unidades


Precalentar el horno a 180º
Tamizar la harina con el impulsor y reservar. Batir la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente con el azúcar, hasta que quede bien cremosa y aumente el volumen. Añadir un huevo, batir y antes de incorporar el siguiente añadir una cucharada colmada de la harina que tenemos reservada (de esta forma evitamos que la masa se cuartee), seguir batiendo, añadir el siguiente huevo y cuando esté bien incorporado poner el tercero y batir. A continuación poner la leche, el extracto de vainilla, el aroma de limón y batir un poco. Finalmente incorporar la harina y mezclar con una espátula hasta que se integre totalmente.
Poner las cápsulas de papel en un molde metálico, rellenar y hornear (el horno debe estar previamente calentado) a 180º durante 15-18 aproximadamente, ya sabéis que esto depende mucho del tipo de horno. Pinchar en el centro con una aguja y si sale limpia estarán hechos, de lo contrario dejar un poco más. No es conveniente que se pase de horneado porque pueden quedar secos. Dejar en los moldes 5 minutos y después pasar a una rejilla para que se terminen de enfriar. Tener la precaución de no abrir la puerta del horno durante los primeros 12-15 minutos, pues afectaría a la masa y ésta no subiría correctamente.

NOTA: A veces y dependiendo de la calidad del papel que vayamos a utilizar es mejor poner dos. El de dibujo por fuera y dentro uno blanco de calidad inferior, ya que la grasa puede afectar a los dibujos de los papeles y es una lástima que luego no se puedan apreciar. Si conocemos la calidad del papel y sabemos que aguanta perfectamente no es necesario hacerlo.
 
Para hacer la crema de mantequilla:
Batir la mantequilla con la batidora de varillas o el batidor de la KitchenAid hasta que blanquee y doble el volumen, hay que ir aumentando la velocidad progresivamente de baja a media. Incorporar el aroma de vainilla (transparente pare evitar que de color a la crema) y la leche poco a poco sin parar de batir. Añadir el azúcar en polvo a cucharadas, sin dejar de batir hasta que esté bien integrada y la mantequilla esté brillante y bien cremosa.


Dividir la mantequilla en cuatro recipientes, tres de ellos con la misma cantidad y otro con menos.
Uno lo dejaremos sin color, es decir blanco. En otro ponemos unas gotas de colorante amarillo y removemos hasta que el color quede uniforme. En el tercero ponemos unas gotas de colorante color marfil, remover hasta que el color se integre bien. En el que tenemos menos cantidad de crema ponemos unas gotas de colorante verde hoja y removemos hasta que el color quede igualado.

NOTA: Dependiendo de la intensidad de color que queramos conseguir pondremos más o menos cantidad de colorante. Recomiendo empezar poniendo muy poco, mojando la punta de un palillo en el tarrito, mezclamos con la crema y si lo queremos más oscuro añadiremos más cantidad.

Rellenar una manga desechable con la crema de mantequilla amarilla y la boquilla 1M de Wilton. En otra manga ponemos la crema marfil y una boquilla redonda lisa, por ejemplo la nº 12 de la casa Wilton. En una tercera manga ponemos la crema verde hoja y la boquilla nº 352 de la casa Wilton. Finalmente antes de colocar la crema de mantequilla blanca en la manga desechable marcamos una línea con un pincel mojado en el colorante marfil en el lateral de la misma, entonces la rellenamos y ponemos la boquilla 124 de Wilton, haciendo coincidir la parte más estrecha de la boquilla con la línea de color.


TRUCOS: Para decorar los cupcakes con la crema amarilla y la boquilla 1M he empezado haciendo el adorno desde el centro hacia la parte externa del mismo, como si formara una espiral. Después he puesto una flor de adorno y a los lados con la crema verde he formado unas hojas.

 
La decoración de los de color marfil la he hecho dibujando la espiral en sentido contrario es decir desde la parte externa del cupcake hacia el centro del mismo. Luego he puesto una flor y he formado unas hojas a los lados de la misma.


Con la crema blanca los he decorado de la siguiente forma:

Primero he untado una pequeña capa de color marfil en todos y la he extendido con una espátula. Después he ido haciendo unos semicírculos con la parte estrecha de la boquilla hacia el exterior, de esa forma la pincelada de color marfil que le hemos dado queda a la vista en el borde de la onda. Cuando he completado la primera vuelta he hecho una segunda y he terminado poniendo una flor encima y he hecho unas flores a los lados.


En los restantes he ido haciendo una onda por todo el borde y en el centro he hecho un adorno con la crema amarilla formando un rosetón y he adornado con unas hojas con la crema verde.



NOTA: Recomiendo ensayar primero sobre un papel vegetal o un plato y cuando obtengamos el resultado que nos guste lo hagamos sobre el cupcake. Siempre podemos recuperar la crema con la que hayamos hecho la prueba y volverla a introducir en la manga.
Si ensayamos antes nos da más seguridad a la hora de decorar nuestros cupcakes y además tendremos más claro el adorno que queremos realizar, así como la presión que debemos hacer con la manga.
 


 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...