miércoles, 25 de enero de 2012

PITHIVIERS

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Pithiviers
Son unos dulces originarios de Francia y toman su nombre de la población francesa de Pithiviers, situada en el valle del Loira. Su origen data del siglo XVII, cuando fue inventada la masa de hojaldre.
Se trata de un pastel compuesto de dos círculos de hojaldre decorados en su superficie con un diseño en forma de roseta, con los bordes exteriores ondulados y rellenos de frangipane, una crema a base de almendras. Es un dulce exquisito que admite muchas variaciones y sin ningún tipo de complicación a la hora de elaborarlo.
Existen dos variedades de Pithiviers: de hojaldre relleno de frangipane, el más conocido de todos y otro que lleva fruta confitada.




INGREDIENTES:
500 gr. de hojaldre (fresco o congelado)
1 huevo batido

Para el frangipane:
100 gr. de azúcar (podemos utilizar azúcar glacé)
100 gr. de almendras molidas
100 gr. de mantequilla en pomada
2 huevos
1 chorrito de kirsch u otro licor de frutas (opcional)
Azúcar glacé para espolvorear



Si utilizamos el hojaldre congelado lo descongelaremos siguiendo las indicaciones del paquete. Extendemos la masa y cortamos dos círculos de 24 cm., ponemos uno de ellos en la bandeja del horno cubierta con papel antiadherente. Reservamos el otro círculo para finalizar nuestra preparación. Si lo preferimos podemos hacerlos en versión individual, cortándolos más pequeños, dependiendo del tamaño con estas cantidades podremos hacer unos 8 círculos.
Para preparar el frangipane batimos la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente, con el azúcar hasta que esté cremoso. Añadimos los huevos uno a uno, es decir no añadiremos el segundo mientras no esté bien integrado el primero. Incorporamos la almendra molida y el licor. Mezclamos bien.
Extendemos esta crema sobre el círculo de hojaldre que teníamos preparado y la extendemos hasta dejarla a unos dos centímetros de margen. Pincelamos este margen con el huevo batido, cubrimos con el segundo disco de hojaldre. Presionamos los bordes para sellarlos y con la punta de un cuchillo trazamos un diseño en espiral o unos cortes redondeados sobre la superficie. Dejamos en la nevera 10 minutos y transcurrido este tiempo, sacamos y pintamos la superficie con huevo batido.
 
Horneamos con el horno previamente calentado a 200º, durante 10 minutos, bajamos a 180º y seguimos horneando 15 minutos más.
Una vez fuera del horno los podemos espolvorear con azúcar glas, en mi caso no les he puesto.

miércoles, 18 de enero de 2012

PIE BRITÁNICO DE CARNE Y CEBOLLA

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico de la cocina británica: Pie Británico.
Un “pie” es un plato horneado que usualmente se hace con pasta tipo quebrada que puede cubrir todo el plato o bien únicamente como base del relleno. Existen pies tanto salados como dulces. Las masas para hacerlo pueden ser de varios tipos: quebrada, hojaldre, galletas, una masa hecha con patatas e incluso con migas de pan.

El objetivo del pie cubierto no era otro que usarlo como recipiente para el horno. Por ello, en un principio, era una masa demasiado dura, algo que hoy en día se ha ido suavizando. La primera referencia sobre este plato apareció en Inglaterra en los comienzos del siglo XII, aunque no fue hasta el siglo XIV cuando se refirieron a él como pie.

Se puede preparar de carne, pero también de pescado o incluso sólo de verduras. Las formas en cuanto a la hora de presentación también muy distintas, ya que se puede hacer tanto en formado individual como en una fuente y servirlo posteriormente acompañado de alguna que otra guarnición como guisantes, brócoli, arroz, patatas, etc.





 
INGREDIENTES:
500 gr. de carne de ternera picada (de buena calidad). Puede ser carne de cerdo
3 cebollas medianas
2 zanahorias
3 pencas de apio
2 ramitas de romero fresco
3 cucharadas de aceite de oliva
1 hoja de laurel
1 cucharadita de mostaza
1 cucharadita de salsa Worcestershire
2 cucharadas de harina y un poco más para espolvorear
750 ml. de caldo de carne
250 gr. de masa de hojaldre
1 huevo para pintar la masa


Para el relleno de carne picada:
Pelar y picar gruesas las cebollas, las zanahorias y el apio. Separar las hojas del romero de los tallos y picarlas finamente. Poner una cazuela al fuego y añadir el aceite. Incorporar las verduras, el romero y el laurel, rehogar durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando las verduras se hayan ablandado y estén un poco doradas añadimos la carne picada, en este caso la he picado con el cuchillo para que los trocitos quedaran un poco más grandes que cuando se pica en máquina, removemos. Incorporamos la mostaza, la salsa Worcestershire y las dos cucharadas de harina, rehogarla un poco para que no sepa a cruda. Añadir el caldo y esperar que rompa a hervir. Bajar el fuego y dejar cocer despacio y con la cazuela medio tapada durante cerca de 1 hora, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue.

Para hacer el pie:
Poner el relleno en una fuente grande de horno y dejar que se enfríe del todo. Sacar el hojaldre del frigorífico unos 10 minutos antes de estirarlo. Precalentar el horno a 180º. Espolvorear la superficie de trabajo y el rodillo de amasar con un poco de harina y estirar la masa hasta que tenga el grosor de una moneda. Cuando tenga el tamaño suficiente para cubrir la fuente y que sobre un poco, enrollar la masa alrededor del rodillo y desenrollarla sobre la fuente. Recortar el exceso de masa con cuchillo y presionar el borde con un tenedor para pegar la masa y proporcionar un dibujo. Si lo preferimos podemos doblar la masa haciendo un borde alrededor de la fuente. Hacer un agujero en el centro de la masa con la punta del cuchillo y pintar la superficie con el huevo batido. Hornear durante 40-45 minutos, hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Para servir el pie:
Se puede servir acompañado con unas verduras al vapor, como brócoli o guisantes, aderezados con un poco de mantequilla. En esta ocasión he cocido unos guisantes, los he escurrido y les he puesto un chorrito de aceite de oliva.



lunes, 9 de enero de 2012

PATATAS RELLENAS

Llevo varios días sin poder actualizar el blog. Se me han ido acumulando recetas que no he podido publicar porque aún no dispongo de todo el tiempo que quisiera. Poco a poco iré subiendo alguna, para que no os olvidéis de mí, mientras vuelvo a tener más horas libres y puedo dedicarle el tiempo que se merece visitar vuestros blogs y ver las cosas tan ricas que, estoy segura, estaréis haciendo.
Ya nos queda poco trabajo para terminar de bordar los trajes, solo las últimas puntadas y retoques. La verdad es que están quedando muy bonitos, la nieta de mi hermana va estar preciosa!!!. Tenemos las fiestas de moros y cristianos a la vuelta de la esquina, se celebran la primera semana de Febrero, así que ya estamos últimando detalles. Ya os enseñaré las fotos.
Os dejo con una receta muy sencilla de preparar, las patatas quedan deliciosas. Como muchas de las recetas que tengo en el blog, es de mi madre y la recuerdo desde niña. Si alguien se dedice a prepararlas ya me dirá el resultado, porque estoy segura que las añadirán a su recetario particular. Siempre triunfan, ya sean solas o acompañadas de una salsa de tomate casera.



INGREDIENTES:
1 kg. de patatas (6 medianas)
3 latas de atún en aceite (las redondas pequeñas de 80 gr.)
2 dientes de ajo
Unas hojas de perejil
3 huevos medianos (separamos claras y yemas)
Aceite de oliva
Sal
 


Se pelan las patatas y se parten por la mitad en sentido longitudinal. Se pone una olla con agua y sal en el fuego, se echan las patatas y se hierven hasta que estén cocidas, pero no demasiado, ya que no deben quedar excesivamente blandas. Debemos tener cuidado que no se rompan.
Se sacan del agua y cuando estén tibias se vacía el centro con una cucharita, dejando una capa de un centímetro por toda la patata, para luego rellenarlas.

Se pican en el mortero 2 dientes de ajo y unas hojas de perejil con una pizca de sal. Se añade parte de las patatas que hemos vaciado y removemos bien para que se mezcle todo uniformemente y aprovechar bien la picada del mortero. Volcamos la preparación en un recipiente y añadimos el resto de las patatas vaciadas, las yemas (reservar las claras) y el atún escurrido del aceite. Mezclamos todo muy bien para que quede una masa fina. Rellenamos las patatas con una cuchara, alisando bien la superficie del relleno.


Ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva (cantidad suficiente para poder freír bien las patatas). Batimos las claras que hemos reservado, las rebozamos y se van friendo en primer lugar del lado de la patata, que debe quedar tostado. Luego les damos la vuelta para que se termine de hacer por el lado del relleno. Al sacarlas las dejaremos escurrir sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Podemos servirlas, solas o bien poniendo una salsa de tomate debajo de las patatas.
  
NOTAS: Es preferible preparlas con varias horas de antelación. De ese modo toman mejor el sabor del relleno. Las podemos dejar a falta solo de rebozar en las claras. Guardaremos en el frigorífico cubiertas con film transparente tanto las patatas preparadas, como las claras, para que se conserven perfectamente.
Si lo preferimos podemos poner a cocer las patatas enteras con la piel. Las pincharemos con un cuchillo para ver si están cocidas. Escurriremos del agua y cuando estén templadas, las pelaremos y partiremos por la mitad, para poder vaciarlas.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...