sábado, 30 de marzo de 2013

Rose Angel Food Cake - Bizcocho o Pastel de Angel con Rosa


Hoy es el cumpleaños de una persona muy querida en la blogosfera Tito al que tengo un especial cariño. El año pasado no pude dedicarle mi receta porque tuve un percance familiar, pero este año no quería dejar pasar la ocasión de hacerlo. Para enviarle mi más cariñosa felicitación, he elegido este Angel Cake con Rosa en pasta, suave y esponjoso. Hijito, espero que pases un estupendo día con tu familia y que puedas comerte un cachito, aunque sea virtualmente!!!
Tito es una persona muy cariñosa que se hace querer, siempre tiene palabras amables para todos y sus comentarios siempre son especiales y simpáticos. Desde su blog comparte con nosotros, además de sus recetas de cocina, muchas otras cosas escritas con un toque de humor, que al leerlas nos hacen sonreír y nos alegran un poquito el día. La verdad es que tiene gracia escribiendo el “chaval”!!!.
El me llama cariñosamente madre y para mí es, mi hijo bloguero, no sabéis la cara que ponen algunos cuando me presenta como su madre. He coincido con él en dos quedadas y siempre me ha presentado así. Es algo que comenzamos hace un tiempo y que continuamos haciendo cuando se cruzan nuestros comentarios o hablamos (aunque no todo lo que quisiera). Últimamente lo tengo un poquito abandonado porque tengo más lío del habitual y el tiempo escasea, pero no por eso me olvido de los amigos y menos de mi hijito bloguero!!!, por eso quiero enviarle desde aquí un abrazo grandote y mi receta, junto una felicitación especial.

Este tipo de bizcochos quedan espectaculares, al menos a mí me gustan mucho, porque me parecen suaves y delicados. Además gracias a todos los tipos de pastas de frutas y aromas que podemos encontrar en el mercado se puede variar su sabor y color para hacerlo más atractivo.
Os dejo estos enlaces donde podéis ver los que he preparado:
INGREDIENTES:
12 claras de huevo (he utilizado las pasteurizadas de Mercadona)
1 cucharadita de cremor tártaro
¼ de cucharadita de sal
275 gr. de azúcar
1 cucharada de Rosa en pasta (he utilizado la de Home Chef)
125 gr. de harina

Para acompañar:
Mermelada de rosas
Helado de vainilla

Precalentar el horno a 170º.
Tamizamos la harina y reservamos.
Vertemos las claras en el bol de la batidora junto con el cremor tártaro y la sal. Batimos a velocidad baja durante 1 minuto hasta que se haya disuelto el cremor tártaro.
Aumentamos la velocidad de la batidora y batimos durante unos 3 minutos hasta que las claras hayan montado y consigamos que se formen picos blandos.
Sin dejar de batir, bajamos la velocidad e incorporamos el azúcar a cucharadas. Entre cada cucharada dejaremos transcurrir 15 segundos aproximadamente. Las claras ahora deberían tener un aspecto brillante. Paramos la batidora y comprobamos que las claras estén bien firmes, de lo contrario continuaremos batiendo un poco más.
Incorporamos la cucharada de rosa en pasta y seguimos batiendo a velocidad media dura durante 1 minuto. Esta pasta da color, pero si queremos intensificarlo le añadiremos unas gotitas de colorante, pero en este caso no ha hecho falta.
Bajamos la velocidad de nuestra batidora, añadimos una cucharada de la harina tamizada y seguimos batiendo hasta que no veamos rastros de harina. Repetimos con el resto hasta que la hayamos terminado. Las claras en este momento tendrán un aspecto suave y esponjoso. Si hiciera falta terminaremos de incorporar la harina con una espátula, con mucha suavidad.
Si lo preferimos la harina podemos incorporarla a mano, pero este proceso lo haremos con sumo cuidado. Pondremos una cucharada y con una espátula mezclaremos con movimientos envolventes y muy suaves. Continuaremos hasta completar con toda la harina. Hay que tener mucho cuidado para evitar que las claras se nos puedan bajar, ya que el resultado de nuestro bizcocho no sería el mismo.
Cogemos nuestro molde especial para este bizcocho (he utilizado el de 25 cm.) y debemos recordar que no hay que engrasarlo, para que la masa pueda agarrarse a las paredes del mismo y subir adecuadamente. Vertemos con cuidado la masa y la repartimos uniformemente, alisamos un poco la superficie y damos unos golpecitos suaves para que la masa se asiente bien por todo el molde.
Con el horno precalentado a 170º, horneamos durante 40 minutos. Debemos tener muy presente que la puerta del horno no debemos abrirla, ya que de hacerlo no subiría adecuadamente. Cuando veamos que la parte superior está dorada y al tocarla no esté húmeda, insertamos un cake tester o una brocheta cerca del centro y si sale seco estará horneado, de lo contrario dejaremos unos minutos más hasta que se termine de hacer. No debemos pasarnos en el tiempo de horneado, ya que nos quedaría seco. Retiramos el molde del horno, le damos la vuelta y dejamos enfriar durante 1 hora. Hay que darle la vuelta para que el cake no se desinfle y pierda altura.
El molde para el Angel Food Cake lleva tres patitas que al darle la vuelta permiten que el aire circule y se enfríe. Si no disponemos de este molde podemos utilizar uno de corona y cuando lo saquemos del horno lo pondremos a enfriar boca abajo, sobre el cuello de una botella. De esta forma conseguimos el mismo efecto.
Transcurrido este tiempo pasamos un cuchillo por los laterales y por el tubo central para que se despegue. El molde tiene la base desmoldable, por lo que le daremos la vuelta, se la quitaremos con cuidado pasando un cuchillo y dejaremos enfriar sobre una rejilla durante 45 minutos más.
Para cortar este bizcocho tan suave y esponjoso, la mejor forma de hacerlo es utilizar un cuchillo de sierra.
Para servirlo lo he acompañado de una mermelada de rosas y un helado de vainilla.
Para adornar he utilizado unas flores de pasta de azúcar.




miércoles, 27 de marzo de 2013

Pastel de merluza y gambas

Esta es una de esas recetas que suelo preparar en algunas ocasiones y que no tenía en el blog. Cuando tenemos alguna comida o cena, siempre viene bien disponer de un plato que podamos preparar con antelación y este es uno de ellos. Hay muchas y diferentes recetas de pastel de pescado, pero ésta siempre me ha funcionado, la llevo haciendo desde hace tiempo y resulta delicioso. Si queremos podemos aumentar las cantidades proporcionalmente para hacerlo un poco más grande, de hecho es lo que hago cuando tengo que prepararlo para mayor número de comensales.
Si no queremos utilizar leche evaporada, la podemos sustituir perfectamente por nata o por leche entera, pero realmente queda muy rico con la leche evaporada y de ese modo le restamos calorías.


INGREDIENTES:
Para hacer el pastel:
350 gr. de merluza (pesada limpia de espinas)
100 gr. de gambitas cocidas peladas
4 huevos
250 ml. de leche evaporada
100 gr. de salsa de tomate
25 gr. de miga de pan (podemos sustituirla por 1 rebanada de pan de molde)
Sal
Pimienta blanca molida
Nuez moscada

Para acompañar:
Mahonesa o Salsa rosa
Ensalada variada
Algunos tomates cherry
Aceite de oliva, vinagre y sal

Ponemos la merluza en un plato, la tapamos con film transparente pinchamos dos o tres veces el plástico con la punta de un cuchillo y cocemos en el microondas dos minutos a 800 W de potencia, reservamos un par de minutos. De ese modo le damos una ligera cocción y nos resultará mucho más fácil retirar las espinas que puedan quedar, así como la piel.
En un bol ponemos los huevos, la leche evaporada, la salsa de tomate, la miga de pan desmenuzada o la rebanada de pan de molde, sal, pimienta blanca y nuez moscada recién rallada, con la batidora mezclamos bien todos estos ingredientes. A continuación le quitamos la piel a la merluza y las espinas que puedan quedar y la vamos desmenuzando sobre el bol con la mezcla que acabamos de preparar. Partimos las gambitas por la mitad y las añadimos también, removemos para mezclar todo. De esta forma queda con algunos tropezones pequeños, pero si lo preferimos lo podemos triturar todo junto y de esa forma nos quedará con una textura más fina, lo podemos preparar según nos guste más.
Cogemos un molde alargado de los de tipo cake y lo forramos con papel vegetal o bien lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con un poco de pan rallado, sacudiendo el exceso (personalmente prefiero forrar el molde con papel vegetal, siempre es mucho más fácil desmoldar el pastel y nos aseguramos que no se rompa).
Vertemos la preparación y a continuación ponemos un recipiente con agua y colocamos el molde con pastel encima. Horneamos con el horno previamente calentado a 170º durante aproximadamente una hora, el tiempo dependerá de nuestro horno. Si vemos que a mitad de cocción la capa superior se tuesta mucho, la taparemos con un papel de aluminio. Transcurridos 45-50 minutos pinchamos con una brocheta para comprobar el punto de cocción, si sale limpia estará cocido, de lo contrario lo dejamos hasta completar la hora.
Dejamos enfriar en el molde ya que en frío se desmolda mejor. Después lo podemos guardar en el frigorífico, si no vamos a consumirlo inmediatamente. Podemos servirlo acompañado de una mahonesa o una salsa rosa. Con una ensalada de hojas variada y tomates cherry aderezada con una vinagreta, se convierte en un plato muy completo.



 

lunes, 25 de marzo de 2013

Milhojas - Reto Tía Alia


Cada mes Carmen  selecciona para el RetoTía Alia dos recetas: una dulce y otra salada. Estas recetas pertenecen al cuaderno de su Tía Alia y como muchas de las recetas de antes, las cantidades no suelen detallarse, así que cada uno le damos nuestro toque diferente. Es lo bueno que tienen estos Retos, ya que de una misma receta podemos ver una gran variedad.
En esta ocasión me ha resultado difícil la elección, son dos recetas extraordinarias y me apetecía mucho hacer ambas, pues las dos me parecen deliciosas, pero al final me he decidido por la dulce.
La verdad es que la receta de estas Milhojas es muy completa: lleva dos clases de crema, mermelada y además van coronadas con una crema Chantilly, así como unas almendras. Realmente serían unas Milhojas magníficas, pero he querido simplificarlas un poco y solamente he utilizado dos cremas, aunque no descarto prepararlas de esta forma para otra ocasión.
Aquí os dejo mi aportación para este Reto y espero poder seguir colaborando en los próximos.






INGREDIENTES:
1 lámina de hojaldre he utilizado la del LILD (*)
Para la crema:
½ litro de leche
50 gr. de Maizena
100 gr. de azúcar
5 yemas
1 vaina de vainilla
Un trozo de piel de limón
1 cucharadita de café soluble
1 cucharadita de leche

(*) Si disponéis de tiempo y queréis hacer vuestra masa de hojaldre, aquí podéis ver un paso a paso detallado de cómo prepararlo. La verdad es que merece la pena queda un hojaldre extraordinario.

Calentamos el horno a 200º
Extendemos la lámina de hojaldre, le pasamos el rodillo por encima para estirarlo un poco más, si se nos pegara espolvorearemos un poco de haría sobre el rodillo (aunque es esta ocasión no ha sido necesario). Con unos cortapastas con las formas que más nos guste (redondos, cuadrados, …), vamos cortando la masa y la depositamos en la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Podemos aprovechar los recortes de la masa y con unos cortadores pequeñitos cortar unas cuantas figuras.
Colocamos otra lámina de papel vegetal sobre el hojaldre y ponemos otra bandeja de horno encima, de esa forma al hornear el hojaldre evitaremos que pierda la forma y que se hinche por unos sitios más que por otros.
Horneamos con el horno previamente calentado a 200º, durante 15 minutos. Una vez tengan un bonito color dorado, retiramos la bandeja y dejamos enfriar.

Para hacer la crema:
En un cazo ponemos 450 ml. de leche, la piel de limón sin nada de la parte blanca para evitar que amargue y la vaina de vainilla abierta para que aromatice más la leche, colocamos en el fuego a calentar.
Mientras tanto ponemos en un bol la Maizena y el azúcar, removemos para que se mezcle bien. Añadimos las yemas y los 50 ml. de leche restantes y con unas varillas removemos para deshacer los grumos que se formen. Cuando la leche esté caliente la vertemos en el bol y removemos para mezclar todo bien. Colocamos esta mezcla de nuevo en el cazo y ponemos a fuego suave, removiendo sin parar hasta que espese.
Retiramos la piel de limón y la vaina de vainilla, vertemos la mitad de la crema en un bol y tapamos con un film transparente pegado a la superficie de la crema, para evitar que haga costra.  Disolvemos el café soluble en una cucharadita de leche y lo vertemos sobre la crema que nos queda en el cazo, removemos para que se reparta uniformemente y cuando esté la ponemos en otro bol y tapamos también con film transparente. Dejamos templar a temperatura ambiente y después ponemos a enfriar en el frigorífico.

Montaje de las milhojas:

Cuando las cremas estén frías, pondremos cada una en una manga pastelera, cortamos la punta de cada una con unas tijeras, de ese modo nos será mucho más fácil rellenar las capas de hojaldre.
Para montar cada milhojas necesitaremos tres trozos de hojaldre que alternaremos con una capa de crema pastelera y otra de crema de café. Terminamos con una lámina de hojaldre que espolvorearemos con un poco de azúcar glas y poco de canela en polvo.




viernes, 22 de marzo de 2013

Muñecas de Pan de Pascua - Primorski Urkrsne Bebe


Este mes viajamos a Croacia de la mano de Bake the World para hacer un pan dulce típico de aquel país. Un bollo muy parecido a las Monas de Pascua que podemos encontrar en algunas de nuestras Comunidades Autónomas, sobre todo al final de la Semana Santa. La diferencia está en la forma trenzada que tiene y en los huevos teñidos de color que lo decoran.
Se trata de una masa enriquecida hecha con leche, levadura, huevos y azúcar, a la que le he añadido un toque de ralladura de piel de limón, pues me gusta mucho en este tipo de masas.
Para hacerla he seguido los pasos de esta receta pero he utilizado la mitad de las cantidades indicadas, pues no quería hacer tantas. En el enlace de la receta se pueden ver las cantidades de la receta completas, pero en los ingredientes que especifico están solo la mitad. Me han salido 4 trenzas medianas, por lo que si las hacemos más pequeñas podemos obtener 6 unidades.




INGREDIENTES:
He utilizado como medida 1 taza de 250 ml.
Salen 4-6 trenzas

Para la masa:
1 taza de leche (250 ml.)
1 sobre de levadura de panadería deshidratada
3 tazas de harina de fuerza (390 gr.)
1 huevo
¼ de taza de mantequilla (50 gr.)
¼ taza de azúcar (50 gr.)
½ cucharadita de sal
Un poco de ralladura de limón
1 huevo para pintar la masa
Un poco de azúcar glas para espolvorear (opcional)

Para teñir los huevos:
4-6 huevos (dependiendo de las porciones que hagamos)
Colorante alimentario de varios colores
Agua
Vinagre


Para hacer la masa:
Calentamos la leche unos segundos en el microondas, no debe quedar excesivamente caliente para no estropear la acción de la levadura. Añadimos el sobre de levadura y removemos con una cuchara. Reservamos.
En el bol de la batidora con el accesorio amasador, mezclamos a velocidad media, el huevo, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y la sal, durante 2-3 minutos. Añadimos una parte de la harina y otra de la leche con levadura que hemos reservado y mezclamos hasta que se integre bien. Repetimos el proceso hasta que completemos la leche y nos quede aproximadamente 1 taza de harina. En este paso final, es mejor no poner toda la harina que nos queda, ya que pude ser que la masa no necesite la  cantidad indicada.
Cuando tengamos la harina y leche que hemos ido amasando bien integrada, añadiremos la taza final de harina poco a poco, hasta obtener una masa suave que no se pegue a las paredes del bol, tendremos que amasar durante unos 5 minutos. Si necesitáramos añadir algo más de harina lo haremos, pero debemos tener la precaución de que la masa no quede demasiado dura, es mejor que la masa quede blanda. Simplemente si al tocarla vemos que no se nos pega a la mano estará lista. Si fuera necesario para sacarla del bol nos untaremos las manos con unas gotas de aceite. La retiramos del recipiente, le damos forma de bola y la dejamos reposar de nuevo en el bol, que habremos untado ligeramente con aceite.
Tapamos con film transparente o con un paño fino de cocina y dejamos fermentar durante aproximadamente 1 hora y media ó 2 horas, o hasta que haya duplicado su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura de nuestra cocina. Lo que debemos tener es mucho cuidado y colocar el recipiente en lugar libre de corrientes de aire.
Mientras esperamos que la masa fermente, aprovecharemos para teñir los huevos de la manera que indico más adelante.
Cuando la masa haya subido, la retiramos del recipiente y la colocamos sobre la superficie de trabajo ligeramente engrasada con un poquito de aceite. Amasamos para sacar el aire y dividimos en porciones. En mi caso he hecho 4 porciones grandes y 4 pequeñas, les damos forma de bola y las dejamos reposar tapadas durante 5 minutos.
Para formas las trenzas tenemos que estirar las bolas para lograr unos rulos de masa, el grande deberá ser el doble de largo que el pequeño. Colocamos el grande en la parte superior y le damos forma de U invertida, colocamos el rulo pequeño en el centro, presionamos un poco y colocamos el huevo encima. Ahora hacemos una trenza procurando que el huevo quede bien protegido por la masa, en las fotos se puede ver el proceso.
Forramos la bandeja del horno con papel vegetal y colocamos las trenzas encima, dejando espacio suficiente entre una y otra (a pesar del espacio que he dejado se me han pegado un poco). Tapamos la bandeja con film transparente o con un paño suave y dejamos fermentar de nuevo hasta que doblen el volumen, aproximadamente 45 minutos. Batimos un huevo con una cucharada de agua para aligerarlo un poco, pintamos las trenzas con mucho cuidado y las horneamos con el horno previamente calentado a 180º durante 20-25 minutos, el tiempo es aproximado pues depende de cada horno. Deben tener un bonito color dorado.
Una vez fuera del horno podemos pintar de nuevo con huevo y espolvorear con azúcar glas, esto es opcional. Si queremos podemos utilizar unos rotuladores comestibles para hacer unos dibujos en los huevos de colores.


Para teñir los huevos:
Podemos utilizar huevos cocidos o crudos, pero he preferido hacerlo con huevos crudos, ya que como van a ir al horno se van a cocer al mismo tiempo. Calentamos un poco de agua y la repartimos en tantos recipientes como colores vayamos a hacer, en mi caso he utilizado tres colores: rosa, naranja y azul, en las fotos se puede ver perfectamente. Ponemos una cucharada de vinagre en cada uno de los recipientes, lo que nos ayudará a fijar el color y unas gotas de colorante, removemos y sumergimos los huevos, manteniéndolos durante unos  10-15 minutos, o hasta que consigamos el color que deseemos. Transcurrido el tiempo, los sacamos y escurrimos.


Aquí podemos ver como quedan los huevos.

En la  primera foro vemos la masa sin fermentar, en la segunda fermentada y en la tercera las porciones.

En la primera foto vemos la U invertida con el trozo más pequeño de masa en el centro, en la segunda vemos como hacer la trenza y en la tercera la trenza una vez terminada.

Podemos ver las trenzas antes de hornear, en la primera foto recién formadas, en la segunda una vez han fermentado y en la tercera cuando salen del horno.




miércoles, 20 de marzo de 2013

Raspberry Angel Food Cake - Bizcocho o Pastel de Angel con frambuesas


Después de unos días de descanso aprovechando los dos días de fiesta que hemos tenido por esta zona, os traigo esta receta que preparé el otro día. La verdad es que disfrutar de un buen bizcocho para el desayuno o la merienda siempre es agradable y si se trata de un bizcocho tan suave y esponjoso como este, es realmente una delicia. Me gusta mucho hacer este tipo de bizcocho por lo ligero que queda, además podemos incorporar algún ingrediente, como en este caso unas frambuesas, para hacerlo diferente.
Aquí podéis ver el tipo de molde que se utiliza y la receta básica para el Angel Food Cake. Esta es otra versión que preparé hace unos meses.
En esta ocasión he elegido unas frambuesas, porque quería hacer una crema, para darle un toque diferente, con una Pasta de frambuesas que es realmente rica. No solo da un sabor buenísimo, sino que también aporta color a las preparaciones. Podéis ver el tono que tiene tan solo utilizando una cucharadita de la misma.
A nosotros nos ha gustado mucho y se me ocurre, ya que estamos en plena temporada de fresas, que sería una opción muy buena para prepararlo.




INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
9 claras de huevo (he utilizado pasteurizadas de Mercadona)
1 cucharadita de cremor tártaro
¼ de cucharadita de sal
200 gr. de azúcar
100 gr. de harina
125 gr. de frambuesas

Para la crema:
200 gr. de nata mínimo 35% M.G.
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de Pasta de Frambuesas (he utilizado de la marca Home Chef)
Unas frambuesas

Para hacer el bizcocho:
el horno a 170º.
Tamizamos la harina y reservamos.
Vertemos las claras en el bol de la batidora junto con el cremor tártaro y la sal. Batimos a velocidad baja durante 1 minuto hasta que se hayan disuelto.
Aumentamos la velocidad de la batidora y batimos durante 2 ó 3 minutos hasta que las claras hayan montado y consigamos que se formen picos blandos.
Sin dejar de batir, bajamos la velocidad e incorporamos el azúcar a cucharadas. Entre cada cucharada dejaremos transcurrir 15 segundos aproximadamente. Las claras ahora deberían tener un aspecto brillante. Paramos la batidora y comprobamos que las claras estén bien firmes, de lo contrario continuaremos batiendo un poco más.
Bajamos la velocidad de nuestra batidora al mínimo, añadimos una cucharada de la harina que hemos tamizado y seguimos batiendo hasta que no veamos rastros de harina. Repetimos con el resto hasta que la hayamos terminado. Las claras en este momento tendrán un aspecto suave y esponjoso. Si hiciera falta terminaremos de incorporar la harina con una espátula, con mucha suavidad.
Si lo preferimos, podemos incorporar la harina y mezclarla a mano, pero este proceso lo haremos con mucho cuidado. Pondremos una cucharada y con una espátula mezclaremos con movimientos envolventes y muy suaves. Continuaremos hasta completar con toda la harina. Hay que tener mucho cuidado para evitar que las claras pierdan aire y se nos puedan bajar, ya que el resultado de nuestro bizcocho no sería el mismo.
Cogemos un molde especial para este bizcocho, debemos recordar que no hay que engrasarlo, para que la masa pueda agarrarse a las paredes del mismo y subir adecuadamente. Vertemos con cuidado una parte de la masa, repartimos por encima algunas frambuesas, volvemos a poner más masa y por encima de nuevo más frambuesas, terminamos con la masa y algunas frambuesas más, alisamos un poco la superficie y damos unos golpecitos suaves para que la masa se asiente bien por todo el molde.
Con el horno precalentado a 170º, horneamos durante 40 minutos. Debemos tener muy presente que la puerta del horno no debemos abrirla, ya que de hacerlo no subiría adecuadamente. Cuando veamos que la parte superior está dorada y al tocarla no esté húmeda, insertamos un cake tester o una brocheta cerca del centro y si sale seco estará horneado, de lo contrario dejaremos unos minutos más hasta que se termine de hacer. No debemos pasarnos en el tiempo de horneado, ya que nos quedaría seco. Retiramos el molde del horno, le damos la vuelta y dejamos enfriar durante 1 hora. Hay que darle la vuelta para que el cake no se desinfle y pierda altura.
El molde para el Angel Food Cake lleva tres patitas que al darle la vuelta permiten que el aire circule y se enfríe. Si no disponemos de este molde podemos utilizar uno de corona y cuando lo saquemos del horno lo pondremos a enfriar boca abajo, sobre el cuello de una botella. De esta forma conseguimos el mismo efecto.
Transcurrido este tiempo pasamos un cuchillo por los laterales y por el tubo central para que se despegue. El molde tiene la base desmoldable, por lo que le daremos la vuelta, se la quitaremos con cuidado pasando un cuchillo y dejaremos enfriar sobre una rejilla durante 45 minutos más.
Para cortar este bizcocho tan suave y esponjoso, la mejor forma de hacerlo es utilizar un cuchillo de sierra.

Para hacer la crema:
Montamos la nata con una cucharada de azúcar. Cuando esté casi a punto le añadimos una cucharadita de pasta de frambuesas (Home Chef) y terminamos de montar.
Colocamos el bizcocho sobre la bandeja de servir, ponemos la crema por encima y adornamos con unas frambuesas.







lunes, 11 de marzo de 2013

Cupcakes de vainilla con crema de violetas


A pesar de que voy bastante apurada de tiempo no quería dejar pasar la ocasión de participar en el concurso de mi querida Yolanda del blog “Cocido de sopa”, un blog que sigo desde que empecé con el mío.  El concurso lo ha convocado simplemente porque le apetecía, dándonos la posibilidad de participar con un amplio abanico de recetas. El premio es muy atractivo al menos para mí, que soy gran amante de los libros de cocina y desde luego por las fotos que nos muestra es realmente un libro que apetece mucho tener y que no debe faltar en nuestra biblioteca.
A Yolanda tuve el placer de conocerla en Madrid en una quedada que se organizó en Octubre del 2011 y me pareció una persona encantadora, charlamos durante bastante tiempo y me quedé con ganas de pasar más tiempo con ella. Espero tener la oportunidad de hacerlo de en cualquier ocasión que vuelva a Madrid.
La elección de la receta ha sido francamente difícil porque había muchas opciones, pero para hacer honor a la portada del libro me apetecía preparar estos cupcakes de vainilla con una crema que ha resultado realmente deliciosa con el toque de violeta. Espero que os gusten y desde aquí os animo a probarlos.

Con esta receta participo en el concurso Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados, promovido por el blog Cocido de Sopa.




INGREDIENTES:
Para 12 cupcakes

125 gr. de mantequilla
120 gr. de azúcar
3 huevos L
1 y ½ cucharadita de extracto de vainilla
190 gr. de harina
1 y ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
Una pizca de sal
75 ml. de leche

Para la crema de violetas:
150 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar glas
2 cucharadas de leche
200 gr. de queso crema tipo Philadelphia
2 ó 3 cucharaditas de pasta de violetas (he utilizado de la marca Home Chef)

Fondant amarillo para hacer unas flores

Para hacer los cupcakes:
Tamizar harina, levadura química, sal y reservar.
Batimos la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente (punto pomada) durante 1 minuto. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo hasta que la mezcla quede bien cremosa y haya aumentado el volumen. Añadimos los huevos, que deberán estar a temperatura ambiente, de uno en uno, batiendo bien antes de añadir el siguiente. Si fuera necesario con una lengua limpiamos los laterales del bol. Incorporamos el extracto de vainilla y batimos un poco.
Seguidamente con la batidora a baja velocidad añadimos la mezcla de harina reservada y la leche. Lo haremos en 5 adiciones alternando harina y leche, comenzando y terminando por la harina. No debemos batir en exceso, es preferible terminar de incorporar la harina que no esté totalmente integrada con una espátula.
Precalentamos el horno a 170º (calor arriba y abajo). Colocamos unos papeles en un molde metálico para evitar que se deformen al hornearlos. Llenamos con una cuchara hasta ¾ partes de capacidad. Introducimos la bandeja en el horno y horneamos durante 20 minutos. Como siempre digo, el tiempo puede variar de un horno a otro. De todas formas no debemos abrir la puerta durante el horneado, ya que la masa no subiría adecuadamente. Cuando haya transcurrido el tiempo, comprobamos con un cake tester o una aguja si están hechos. Si sale limpia estarán, de lo contrario dejaremos un poco más sin pasarnos en el tiempo para que no se nos resequen.
Los dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla durante 5 minutos, transcurrido el tiempo los sacamos con cuidado y los colocamos directamente sobre la rejilla hasta que se enfríen por completo.

Para hacer la crema:
Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla a temperatura ambiente (punto pomada) el azúcar glas y la leche. Empezamos batiendo a velocidad baja para evitar que el polvo del azúcar suba mucho y cuando empiece a integrarse le aumentamos la velocidad y batimos al menos durante 4 minutos, hasta que quede bien cremosa y haya doblado el volumen. A continuación incorporamos el queso crema que deberá estar frío, la pasta de violeta y batimos hasta que se integre.
Para hacer los adornos he utilizado dos boquillas diferentes, la 366 y la 1M de Wilton. Si utilizamos un adaptador de boquillas podemos cambiarlas sin problema, de esa forma adornamos la mitad de los cupcakes de una forma y tras cambiar la boquilla terminamos de adornar el resto con la otra. Después colocamos un adorno que podemos hacer con fondant y utilizando un molde de los de silicona que podemos encontrar en cualquier tienda de repostería.






lunes, 4 de marzo de 2013

Muslos de cordero estofados en Rioja


Siempre que he preparado los muslos o codillos de cordero los he hecho encebollados porque quedan muy jugosos (aquí podéis verlo), pero cuando vi esta receta me apeteció hacerlos porque me pareció una forma diferente de prepararlos. Se trata de una receta de Lorraine Pascale, que dicho sea de paso, hace unas cosas estupendas. Desde hace un par de meses en Canal Cocina podemos ver sus programas.
La verdad es que quedan tiernos y deliciosos, con una salsa bastante concentrada y con un sabor extraordinario. He preparado la receta siguiendo las indicaciones que dio en su programa. Del mismo modo he hecho con el puré de patatas y he seguido su receta, porque me llamó la atención que lo hiciera con patatas asadas en el horno. Nunca lo había preparado de esa forma y me ha sorprendido gratamente.
Para hacer la carne he utilizado una Cocotte porque es apta para el horno y donde las carnes además quedan deliciosas, pero se puede utilizar cualquier otro tipo de cazuela que luego podamos introducir en el horno.




INGREDIENTES:
Para hacer la carne:
4 muslos de cordero (codillos)
3 cucharadas de aceite de oliva
300 ml. de vino de Rioja de buena calidad
250 ml. de vinagre de Módena
300 ml. de caldo de carne
Sal
Pimienta negra recién molida
Unos granos de pimienta negra
½ cucharadita de pimentón
1 cabeza de ajos
2 hojas de laurel
2 ramitas de romero
2 zanahorias
2 cebollas rojas
125 gr. de chorizo de buena calidad

Para el puré de patatas:
4 patatas
2 nueces de mantequilla (40 gr.)
Sal
Pimienta negra recién molida

Para hacer la carne:
Precalentamos el horno a 150º.
Ponemos a calentar el aceite en una cazuela, salpimentamos los muslos de cordero o codillos y doramos a fuego fuerte para sellar la carne. Mientras realizamos esta operación ponemos en una cazuela apta para el horno (he utilizado una Cocotte) el vino de Rioja y el vinagre de Módena. Llevamos a ebullición y cuando tengamos los muslos sellados los introducimos en esta cazuela, añadimos la cabeza de ajos partida por la mitad en sentido horizontal, el laurel, el romero unos granos de pimienta, el pimentón y el caldo.
Tapamos e introducimos en el horno previamente calentado a 150º, durante 1 hora y media. Mientras tanto pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas, partimos las cebollas en trozos medianos y cortamos el chorizo en rodajas (si se trata de rodajas grandes las partimos en trozos). Reservamos.
Cuando haya transcurrido la hora y media, sacamos la cazuela del horno y añadimos las zanahorias, cebolla, chorizo y una ramita más de romero. Volvemos a introducir en el horno a la misma temperatura, pero esta vez sin tapar la cazuela, de esa forma se reducirá la salsa y la mantenemos durante otra hora y media.
Finalizado el tiempo sacamos la cazuela, retiramos la carne y las verduras, dejamos media cabeza de ajos y ponemos al fuego para reducir la salsa. De esa forma se intensifican los sabores y queda una salsa más densa y concentrada.

Para hacer el puré de patatas:
Lavamos bien las patatas porque vamos a hacerlas con la piel. Las ponemos en una bandeja y las introducimos en el horno precalentado a 220º durante 1 hora. Las retiramos, las partimos por la mitad y las vaciamos con una cuchara. Ponemos una cazuela en el fuego y colocamos las patatas, la mantequilla (es esta caso he utilizado mantequilla casera con sal) y un poco de pimienta negra recién molida. Vamos aplastando con un tenedor o con un machacador de patatas, hasta que la mantequilla se integre bien y nos quede un puré fino.

Servimos el plato colocando una cucharada grande de puré de patatas, ponemos una ración de verduras, el muslo de cordero y salseamos por encima.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...