lunes, 28 de enero de 2013

Galletas de harina de maíz


Tras el descanso en el mes de diciembre por las Fiestas Navideñas, en enero vuelve un nuevo Reto Tía Alia con dos estupendas recetas. Como en cada ocasión Carmen nos ha dado a elegir entre una receta dulce y otra salada seleccionadas por ella especialmente para este Reto. Estas recetas pertenecen al cuaderno de su Tía Alia y como muchas de las recetas de antes, las medidas y las explicaciones son más bien escuetas.
Aunque he de decir que en esta ocasión estaban bastante claras, salvo porque no especificaba si la harina de maíz era refinada o no, por lo he decidido utilizar Maizena (harina fina de maíz). La masa resultante es bastante líquida, por lo que a pesar de tratarse de una receta de galletas he tenido que usar unos pequeños moldes para hornearlas.
He querido ser fiel a la receta y el único cambio que he introducido ha sido dividir la masa en dos y en una de ellas ponerle un toque de extracto de vainilla. Por  ese motivo veréis que hay unas más blancas y otras un poco más amarillas, estas últimas tienen ese tono por la vainilla que utilizo. Se trata de una pasta bastante densa que aporta un aroma muy rico, de ahí que haya querido utilizarla para variar un poco el sabor.
Carmen ya sabes que me gusta participar en este Reto, así que te dejo con la versión que he hecho de la receta y nos veremos en el próximo.



Esta es la ficha de la receta.


INGREDIENTES:
(he utilizado como medida una taza de 250 ml. de capacidad)
1 taza y ½ de harina de maíz (Maizena)
1 taza de leche
2 huevos
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de manteca de cerdo
4 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de levadura o impulsor (tipo Royal)
1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
Un poco de azúcar glas para espolvorear por encima

Mezclamos la Maizena, impulsor, azúcar y sal. Añadimos la manteca derretida, los huevos, la leche y con unas varillas vamos removiendo con cuidado hasta que se deshagan los grumos de la harina. La masa queda bastante líquida.
Dividimos la mezcla en dos recipientes y a uno de ellos le añadimos una cucharadita de extracto de vainilla y removemos para integrarla bien en la mezcla.
Rellenamos unos moldes pequeños, en este caso he utilizado unos de silicona y horneamos con el horno previamente calentado a 170º, durante 15 minutos. Pinchamos para comprobar que estén cocidas, retiramos del horno y dejamos enfriar dos minutos. A continuación las sacamos de los moldes y ponemos a enfriar sobre una rejilla.
A la hora de comerlas, espolvorear con azúcar glas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...