lunes, 11 de marzo de 2013

Cupcakes de vainilla con crema de violetas


A pesar de que voy bastante apurada de tiempo no quería dejar pasar la ocasión de participar en el concurso de mi querida Yolanda del blog “Cocido de sopa”, un blog que sigo desde que empecé con el mío.  El concurso lo ha convocado simplemente porque le apetecía, dándonos la posibilidad de participar con un amplio abanico de recetas. El premio es muy atractivo al menos para mí, que soy gran amante de los libros de cocina y desde luego por las fotos que nos muestra es realmente un libro que apetece mucho tener y que no debe faltar en nuestra biblioteca.
A Yolanda tuve el placer de conocerla en Madrid en una quedada que se organizó en Octubre del 2011 y me pareció una persona encantadora, charlamos durante bastante tiempo y me quedé con ganas de pasar más tiempo con ella. Espero tener la oportunidad de hacerlo de en cualquier ocasión que vuelva a Madrid.
La elección de la receta ha sido francamente difícil porque había muchas opciones, pero para hacer honor a la portada del libro me apetecía preparar estos cupcakes de vainilla con una crema que ha resultado realmente deliciosa con el toque de violeta. Espero que os gusten y desde aquí os animo a probarlos.

Con esta receta participo en el concurso Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados, promovido por el blog Cocido de Sopa.




INGREDIENTES:
Para 12 cupcakes

125 gr. de mantequilla
120 gr. de azúcar
3 huevos L
1 y ½ cucharadita de extracto de vainilla
190 gr. de harina
1 y ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
Una pizca de sal
75 ml. de leche

Para la crema de violetas:
150 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar glas
2 cucharadas de leche
200 gr. de queso crema tipo Philadelphia
2 ó 3 cucharaditas de pasta de violetas (he utilizado de la marca Home Chef)

Fondant amarillo para hacer unas flores

Para hacer los cupcakes:
Tamizar harina, levadura química, sal y reservar.
Batimos la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente (punto pomada) durante 1 minuto. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo hasta que la mezcla quede bien cremosa y haya aumentado el volumen. Añadimos los huevos, que deberán estar a temperatura ambiente, de uno en uno, batiendo bien antes de añadir el siguiente. Si fuera necesario con una lengua limpiamos los laterales del bol. Incorporamos el extracto de vainilla y batimos un poco.
Seguidamente con la batidora a baja velocidad añadimos la mezcla de harina reservada y la leche. Lo haremos en 5 adiciones alternando harina y leche, comenzando y terminando por la harina. No debemos batir en exceso, es preferible terminar de incorporar la harina que no esté totalmente integrada con una espátula.
Precalentamos el horno a 170º (calor arriba y abajo). Colocamos unos papeles en un molde metálico para evitar que se deformen al hornearlos. Llenamos con una cuchara hasta ¾ partes de capacidad. Introducimos la bandeja en el horno y horneamos durante 20 minutos. Como siempre digo, el tiempo puede variar de un horno a otro. De todas formas no debemos abrir la puerta durante el horneado, ya que la masa no subiría adecuadamente. Cuando haya transcurrido el tiempo, comprobamos con un cake tester o una aguja si están hechos. Si sale limpia estarán, de lo contrario dejaremos un poco más sin pasarnos en el tiempo para que no se nos resequen.
Los dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla durante 5 minutos, transcurrido el tiempo los sacamos con cuidado y los colocamos directamente sobre la rejilla hasta que se enfríen por completo.

Para hacer la crema:
Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla a temperatura ambiente (punto pomada) el azúcar glas y la leche. Empezamos batiendo a velocidad baja para evitar que el polvo del azúcar suba mucho y cuando empiece a integrarse le aumentamos la velocidad y batimos al menos durante 4 minutos, hasta que quede bien cremosa y haya doblado el volumen. A continuación incorporamos el queso crema que deberá estar frío, la pasta de violeta y batimos hasta que se integre.
Para hacer los adornos he utilizado dos boquillas diferentes, la 366 y la 1M de Wilton. Si utilizamos un adaptador de boquillas podemos cambiarlas sin problema, de esa forma adornamos la mitad de los cupcakes de una forma y tras cambiar la boquilla terminamos de adornar el resto con la otra. Después colocamos un adorno que podemos hacer con fondant y utilizando un molde de los de silicona que podemos encontrar en cualquier tienda de repostería.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...