jueves, 6 de febrero de 2014

Brownie con avellanas



De vez en cuando me gusta hacer pruebas con diferentes recetas y este caso le ha tocado el turno a este bizcocho o pastel de chocolate tipo Brownie. Para hacerlo he utilizado buttermilk y un poquito de bicarbonato sódico, dos ingredientes que nunca había puesto a la hora de hacer un Brownie, aunque si en los Bundt Cakes y algunos bizcochos. También he cambiado las tradicionales nueces que suelen llevar por avellanas, un fruto seco que me gusta mucho y que combina de maravilla con el chocolate. No tenemos más que pensar en lo buenas que están las deliciosas cremas de cacao con avellanas tipo Nocilla o Nutella, para hacernos una idea de lo rico que puede resultar este bizcocho.


No es la única receta de Brownie que tengo en el blog, pero es un dulce que siempre apetece y que se prepara en un momento, así que os propongo esta versión que ha resultado muy jugosa. En los enlaces que os indico a continuación podéis ver otras recetas de este postre tan tentador, sobre todo para los amantes del chocolate:
Blondie, si lo preferís con chocolate blanco.



INGREDIENTES:
215 gr. de harina
240 gr. de azúcar moreno
175 gr. de mantequilla
250 ml. de buttermilk (*)
100 gr. de chocolate de cobertura (70% cacao)
30 gr. de cacao sin azúcar
3 huevos
½ cucharadita de bicarbonato sódico
90 gr. de avellanas

(*) Si no encontramos buttermilk podemos hacerlo en casa de la siguiente manera:
En un recipiente ponemos 250 ml. de leche y una cucharada de zumo de limón o de vinagre, removemos y dejamos reposar unos 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar, tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido, pero esa es la textura del buttermilk

Precalentar el horno a 175º
Picamos las avellanas procurando que queden algunos trozos grandes y reservamos.
Tamizamos la harina, el cacao en polvo y el bicarbonato sódico y reservamos.
En un recipiente apto para el calor colocamos el chocolate de cobertura troceado junto con la mantequilla y lo fundimos al baño maría o en el microondas. Si lo hacemos en el microondas debemos tener la precaución de utilizar tiempos cortos, no más de 30 segundos. Transcurrido este tiempo comprobamos y removemos, si le falta lo volvemos a poner otros 30 segundos, vamos removiendo y si hiciera falta lo volvemos a poner hasta que veamos que estén totalmente disueltos y bien integrados.
Añadimos el azúcar a la mezcla anterior y removemos hasta que esté bien incorporado. Ponemos los huevos y vamos removiendo, hasta que la preparación esté densa y homogénea. Agregamos la mitad de la harina tamizada junto con el cacao en polvo y bicarbonato y removemos; incorporamos la mitad del buttermilk y continuamos removiendo. A continuación repetimos la operación con el resto de la mezcla de harina, cacao y bicarbonato y con el buttermilk, removiendo entre cada incorporación hasta que veamos que están totalmente integrados. Finalmente agregamos las avellanas y mezclamos.
Repartimos la masa en un molde cuadrado o rectangular (he utilizado uno de 26 x 18 x 4 cm.), mejor si lo forramos con papel vegetal. Introducimos en el horno que tenemos precalentado a 175º y horneamos durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que la superficie se resquebraje un poco pero la masa todavía esté blanda y jugosa por dentro. Es muy importante no hornear en exceso, queda mucho más rico si el interior está tierno.
Podemos servir con crema fresca, helado de vainilla o simplemente disfrutarlo con un vaso de leche fría, está riquísimo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...