martes, 29 de abril de 2014

Pizza de queso al romero con jamón serrano y rúcula



Este mes el reto que nos proponen desde Bake the World nos traslada a Italia y a preparar uno de sus platos más tradicionales: la Pizza, que se ha extendido por todo el mundo y que gusta a todos. Podemos encontrar una grandísima variedad de esta delicia de masa que, además, combina de maravilla con cualquier ingrediente que le pongamos por encima.


En casa he preparado la masa de pizza en otras ocasiones, pero he de deciros que la receta que Ibán Yarza nos propone en este vídeo, donde además nos explica perfectamente como hornearla para que nos resulte lo más parecida a las elaboradas en hornos especiales, ha resultado extraordinaria. Se prepara en un momento y podemos hacerlas sin ningún tipo de pereza. La he preparado en dos ocasiones diferentes para comprobar si realmente funcionaba bien o se trata de una casualidad y en ambas ha quedado perfecta. Al menos la masa resulta como las que a mí me gustan: fina, crujiente y con el borde algo más gordito que el resto de la base.


Como digo he seguido la receta de Iban Yarza, pero he utilizado la mitad de los ingredientes que indica en la misma y dan para una pizza grande o dos pequeñas. Lo que no he seguido es sus instrucciones de amasado, ya que en lugar de dejar la masa en reposo en el frigorífico prácticamente sin amasar durante 1 ó 2 días, he preferido amasarla del todo, ya que la pizza era para consumirla en el mismo día que preparé la masa. Así que la he amasado y he dejado reposar a temperatura ambiente durante 15 minutos, después la he metido en el frigorífico durante 3 horas, la he sacado como 1 hora antes y la he preparado. El resultado también es extraordinario, lo que está claro es que siguiendo sus consejos para hornear la pizza queda de maravilla.


Os pongo de nuevo el enlace al vídeo, aunque más abajo podéis verlo directamente, veréis su elaboración de principio a fin. Estoy segura de que viéndolo os vais a animar a hacerla y no volveréis a comprar masas elaboradas, ya que no tiene nada que ver con las caseras. El sabor de ésta y el resultado, es como el de las mejores que podamos tomar en los buenos sitios donde elaboran pizzas.



INGREDIENTES:
Para la masa de la pizza:
Para 1 pizza grande ó 2 pequeñas
200 gr. de harina panadera
50 gr. de semolina
150 - 160 gr. de agua (dependerá de la absorción de la harina)
10 gr. de aceite
5 gr. de sal
1 gr. de levadura seca de panadería ó 3 gr. de levadura fresca

Para poner por encima:
4 cucharadas de salsa de tomate
75 gr. de queso al romero
Romero picado
Orégano
50 gr. de rúcula
30 gr. de queso rallado
4 lonchas de jamón serrano cortado muy fino
Aceite de oliva
Una pizca de sal
Una pizca de pimienta negra recién molida


Ponemos todos los ingredientes en un bol y con una cuchara de madera o de plástico mezclamos hasta que se integren bien y formen una masa. Volcamos sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasamos durante unos 5 minutos. Formamos una bola y la colocamos en un bol ligeramente engrasado o bien con una fina capa de harina, cubrimos con film transparente y dejamos a temperatura ambiente durante 15 minutos. Pasado este tiempo la introducimos en el frigorífico durante 3 horas, la sacamos 1 hora antes de que vayamos a prepararla y la dejamos a temperatura ambiente para que se le quite el frío a la masa.
Cuando vayamos a preparar la masa encendemos el horno a temperatura máxima calor arriba y abajo (el mío llega a los 275º en esta posición) y mientras se calienta, preparamos la pizza.
La sacamos con cuidado del recipiente y la depositamos en la mesa de trabajo ligeramente enharinada o bien directamente sobre papel vegetal. Es mejor extenderla directamente sobre una hoja de papel vegetal enharinado, ya que de ese modo es más fácil trasladarla a la bandeja para llevarla al horno. Le vamos dando forma redonda con la palma de la mano o con un rodillo, procurando que el centro nos quede muy fino y los bordes un poquito más gordos. Con esta cantidad de masa podemos preparar una pizza grande o bien dos pequeñas. Extendemos la salsa de tomate por encima, espolvoreamos un poco de orégano y de romero picado, colocamos el queso cortado en cuñas y espolvoreamos con el queso rallado.
Colocamos la pizza tirando del papel sobre la bandeja de horno y la depositamos directamente, sin la bandeja, sobre la base del horno. De esta manera recibe el calor directamente la base de la pizza y conseguimos que quede más crujiente. Cuando hayan transcurrido unos 3 minutos (esto dependerá de la potencia de cada horno), puede ser que sea algo más si no alcanza demasiada temperatura, abrimos el horno y con cuidado tiramos del papel y la depositamos de nuevo en la bandeja. Ahora la colocamos en la parte alta del horno durante otros 3 minutos más.
Una vez fuera del horno ponemos por encima la mitad del jamón serrano cortado en trozos, la rúcula aderezada con un poco de aceite de oliva, una pizquita de sal y otra de pimienta negra recién molida, ponemos el resto del jamón y servimos.

Elaboración paso a paso




 El siguiente vídeo podéis ver su elaboración






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...