miércoles, 24 de septiembre de 2014

Tosta de higos, rúcula y queso fresco



Voy bastante liada con el trabajo y sin apenas tiempo para poder entrar a actualizar el blog, así como visitar los vuestros, que supongo que habrán retomado la normalidad después del descanso de veraniego. No me gusta dejar de publicar por tanto tiempo, pero cuando las cosas se complican no queda otra, así que poco a poco iré poniéndome al día y mostrando las recetas que tengo pendientes de ver la luz.


Ésta en concreto la preparé hace unos días con unos higos que nos regalaron nuestros queridos amigos José María y Cuqui y que recogimos en el terreno donde tienen su huerta, de donde además, nos vinimos cargados con unos estupendos tomates, calabacines y berenjenas. Como me despiste pasará la temporada de higos frescos, así que no quiero retrasar por más tiempo su publicación. Se trata de una sencilla y a la vez deliciosa tosta de higos con queso fresco y rúcula, que en sí no tiene mucho de particular, salvo por la deliciosa vinagreta con jengibre que la acompaña y porque me parece ideal para disfrutar de un entrante rico o bien para una cena ligera. Se prepara en un momento y te puede sacar de un apuro cuando no tienes ganas de complicarte la vida en la cocina.


INGREDIENTES:
Cantidades para 4 tostas
4 rebanadas de un buen pan casero
4 higos frescos
200 gr. de queso fresco
1 bolsa de rúcula

Para la vinagreta de jengibre:
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas de vinagre balsámico con higo
El zumo de media lima
½ cucharadita de jengibre fresco rallado
Mezcla de pimientas recién molida
Una pizca de sal

Ponemos los ingredientes de la vinagreta en un bol y con una varilla removemos hasta conseguir que liguen y la mezcla tome algo de densidad.
Tostamos el pan ligeramente untado en aceite, podemos hacerlo bien en el tostador o sobre una plancha o parrilla en el fuego.  Mientras se tuesta el pan cortamos los higos en 4 ó 6 trozos dependiendo de su tamaño y hacemos unos taquitos con el queso.
Ponemos la rúcula en un bol, vertemos la mitad de la vinagreta y reservamos el resto. Removemos para que se impregnen bien las hojas.
Colocamos el pan sobre una bandeja o una tabla de madera, vamos poniendo encima de cada tosta un poco de rúcula, unos trozos de higo y unos taquitos de queso. Vertemos un chorrito de la vinagreta que hemos reservado por encima y servimos. Podemos acompañarlas de unos trozos más de higo y de queso. También le van perfectamente los frutos secos, así que si lo preferimos podemos añadir unas nueces, almendras…




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...